En un Estado Laico, ni la iglesia ni la política criminalizan el aborto

por @wambraradio

Fray Julian Cruzalta es un teólogo ecuménico, de origen mexicano. Profesor de Historia de las Espiritualidades y de Teología Moral. Desde hace 22 años participa de la fundación de Católicas por el Derecho a Decidir, una organización presente en América Latina y que en México tiene una amplia trayectoria. La incidencia de esta organización logró la despenalización total del aborto en la capital mexicana, en el 2007.

.

Fray Julian visitó Ecuador para explicarnos sus razones para apoyar el aborto y el derecho a decidir de las mujeres.

...

– En su condición de hombre y fraile ¿por qué y desde cuándo empezó a defender el derecho a decidir de las mujeres?

Desde hace 22 años yo tenía ya esta vocación por defender derechos humanos. Pertenecía a una organización que se llama Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Victoria”, que se dedica a la defensa y promoción de derechos humanos en México y faltaba esta parte de derechos sexuales y reproductivos. Me decían “eso no es asunto de derechos humanos, eso es de las feministas”. Yo no conocía mucho el tema del feminismo y empecé a estudiarlo teóricamente y a darme cuenta que lo que para mí era una intuición se convirtió en conocimiento, entonces me inicié en mi trabajo de Derechos Humanos. Había un distanciamiento tremendo entre los grupos de Derechos Humanos y los grupos de las mujeres en México; eran dos lógicas diferentes y, me voy dando cuenta que es lo mismo, que los Derechos Sexuales y Reproductivos son Derechos Humanos.

Hay que hacer una batalla en toda América Latina para que los Derechos Sexuales y Reproductivos sean reconocidos como Derechos Humanos. Se mira como un asunto de mujeres, y de mujeres muy especiales, las feministas. Me doy cuenta que el feminismo no es asunto solo de mujeres, nos engloba a hombres y mujeres, va más allá de un cambio de mirada.

.

– A usted lo acusan de promover el aborto siendo cura ¿esto es posible?

Yo no promuevo el aborto. Yo creo que ojalá ninguna mujer tuviera la necesidad de llegar a esa situación, elegir un aborto si o un aborto no; nadie va con una sonrisa a abortar, no existe la mujer que planee embarazarse para luego abortar. Esa no existe.

El aborto como tal, yo no lo veo como un derecho, es el ejercicio de otro derecho que se llama Libertad de Conciencia. Hay una penalización de la conciencia fuerte, las mujeres no pueden elegir, los hombres sí. Los hombres en conciencia podemos elegir qué tipo de vida queremos, qué hacemos con nuestro cuerpo pero a las mujeres no. Entonces mi trabajo va mucho al empoderamiento de las mujeres para que tomen sus propias decisiones; si entre esas decisiones está el aborto, ellas tienen el derecho a tomar esa decisión pero mi trabajo no es directo para que las mujeres aborten.

Sí, se me acusa que yo ando promoviendo abortos en América Latina, pero a mí, no me interesa que las mujeres aborten, me interesa que las mujeres vivan felices con sus propias decisiones, así como vivimos los hombres.

.

– Muchas veces la Iglesia culpa a las mujeres que decidieron abortar, e incluso lo consideran un pecado ¿Hay casos en los que la Iglesia no condene el aborto? ¿Y en qué se argumenta?

La Iglesia Católica Romana es una iglesia patriarcal premoderna, es muy difícil que mire con ojos de persona humana a una mujer con plenos derecho. La mujer sigue siendo de segunda, no tiene la plenitud de derechos como los tenemos los hombres. Entonces, se ve mal todo lo que tenga que ver con su sexualidad, somos una religión sexofóbica en general. El cristianismo ligó muy pronto “sexualidad y reproducción” entonces toda sexualidad no reproductiva, se ve como pecaminosa.

En relación al aborto, el criterio de la Iglesia Católica ha cambiado a través de los siglos. En los últimos años si hay una condena muy fuerte con el asunto del aborto, pero también hay cambios. Con el Papa Francisco, la Iglesia ya no está para condenar con fuerza ni para señalar. Él se preguntaba por qué siempre condenan a las mujeres que abortan pero porqué nunca se ha pensado en las situaciones que pasan estas mujeres para llegar a esta decisión. No hay un cambio de doctrina pero si hay un cambio de mirada, es la misericordia.

En la “Carta Misericordia Et Misera”, el aborto deja de ser un pecado reservado a los obispos y ahora, cualquier sacerdote lo puede perdonar. Lo que está diciendo es que ya no es de suma gravedad, pero para cualquier católico parece que el pecado mayor es el aborto. Hay pecados que siguen reservados al obispo, como el trato de carne, que es cuando un sacerdote dialoga con alguna feligrés para tener relaciones sexuales y le dice después te confieso, después te absuelvo, ese sigue siendo gravísimo. El abuso de menores, la pederastia, o sea, hay pecados mucho más graves que el aborto, pero socialmente no los vemos.

Hay salidas en la misma ley de la Iglesia, lo que pasa es que nosotros los católicos no conocemos la propia ley. La Congregación de la Doctrina de la Fe emitió una declaración sobre el aborto en 1974; esa declaración no es tan rotunda como la gente católica cree. El Papa no ha dicho que no es pecado pero ya no tiene la gravedad que en nuestras mentes le damos. Hay pecados más graves que normalmente no le damos esa mirada de pecado. Parece que el aborto es el pecado absoluto.

Qué bueno que el Papa Francisco cambió esta mirada sobre el pecado; hay pecados más grandes, los pecados sociales: la miseria, la injusticia, el no recibir a los migrantes, pero todos se van contra el aborto porque es parte del patriarcado, lo que se condena es la decisión de las mujeres.

En lo legislativo, en las leyes de la Iglesia y en la mirada teológica, el mundo católico es mucho más plural y diverso con lo del aborto.

.

La Religión Católica ha sido considerada misógina, con base a ciertas cosas que dice la Biblia sobre cómo deben ser las mujeres ¿Qué propone una Religión Liberadora sobre esto?

La imagen de la Divinidad que tenemos popularmente es muy fea, un dios juez y un Dios Padre; de estos fuertes, tremendos. No de un Padre amoroso. La imagen bíblica de la Divinidad es una Madre, una Madre amorosa, misericordiosa que te acoge, que no te juzga.

Cambiar la imagen de la Divinidad, es primero quitarle el padre, porque en sentido patriarcal, el padre lleva autoridad, y más que autoridad, autoritarismo, intransigencia. Y entonces sí, seriamos una iglesia de hermanos y de hermanas, donde las mujeres fueran parte. Parece que fuéramos “El Club de Toby”, una iglesia de los hermanos, donde una que otra hermana está ahí para apoyarnos y ayudarnos. No, la fuerza de esta Iglesia son las mujeres, ¡Qué sería de esta Iglesia sin las mujeres! se acaba, se cae. Todo el trabajo pesado de esta iglesia, lo llevan las mujeres.

.

¿Esta “Iglesia Liberadora” incluye las diversidades sexogenericas?

Como se ligó “sexualidad y reproducción”, no se acepta que estas otras sexualidades son parte de este mundo plural y diverso. La Iglesia Liberadora sería una iglesia amorosa con todos y con todas, que no juzgaría tan fuerte las decisiones sobre la sexualidad, juzgaría si daño a alguien, si me daño a mí. Ya desde el Papa Benedicto se tiene una encíclica bellísima sobre el amor, Deus caritas est” (Dios es amor) allí, se dice que la finalidad del matrimonio no solo es la reproducción sino unir a la familia, unir a dos seres.

Falta dar el otro paso: reconocer la amplitud y las diversidades sexuales. Hemos dañado a muchísima gente, hemos destruido muchas vidas. Queremos corregirle la plana a Dios, queremos decirle a Dios que hizo mal su creación.

En el Libro del Génesis se dice que “Dios vio su creación y vio que era muy buena”, y nosotros estamos diciendo no, con algunas personas te equivocaste. Queremos enseñarle a Dios cómo sea hace humanidad.

 .

Hablar del aborto es un tema incómodo para la religión y la política, pero usted lo habla y lo discute y es religioso, ¿qué lo motivó a topar estos temas?

En muchas miradas religiosas hay miradas fundamentalistas. Cuando oímos la palabra fundamentalismo pensamos en el Islam. No, este es un problema de todas las religiones. En América, no nos ha dañado el fundamentalismo islámico, nos ha dañado el fundamentalismo cristiano, el católico y el evangélico.

Mientras en otras partes del mundo se va ganando derechos, en América Latina viene el fundamentalismo cristiano y nos niega derechos y lo peor, es que es “en el nombre de Dios”, cuando Dios es diferente, Dios garantiza derechos.

El Estado Laico es necesario en este aspecto pero se nos dice en América Latina que el Estado Laico es un estado sin principios, sin moral sin valores. El Estado Laico tiene ética, la Ética Laica es pública.

Como las sociedades somos plurales y diversas, el Estado no puede tener religión. Vamos a misas y a nuestros templos a hacer actos religiosos las personas, no el Estado. El Estado no va a misa.

La Laicidad es una teoría ética, y los valores del Estado Laico son las libertades; la primera: la Libertad de Conciencia. Cuando el Estado garantiza a sus ciudadanos y ciudadanas, Libertad de Conciencia está garantizando el acceso al aborto. Si una Constitución garantiza la Libertad de Conciencia tiene que llegar allá, sino ese Estado está violando su propia Constitución.

Otro valor de la Ética Laica es el Derecho a la Información. Antes del Derecho a la Decisión está el Derecho a la Información. Una mujer no puede decidir si no está bien informada. Le dan verdades seudocientíficas, esto de la concepción no es ciencia, es religión, científicamente se llama fecundación. Se dice que la Pastilla del Día Siguiente es abortista, pero una vez que el óvulo es fecundado aunque se tome la caja de pastillas, ya no le hace anda; esa pastilla actúa antes de la implantación, si no hay embarazo cómo va a haber aborto. El lenguaje no es científico y nuestros Estados están usando un lenguaje religioso. Las iglesias tiene todo su derecho de usar su lenguaje religioso, el Estado no. La función del Estado no es dar catecismos religiosos, la función del Estado es garantizar derechos y libertades. Al Estado no le corresponde dar información religiosa sino científica, desde la salud.

Cuando un Estado en su ley dice que desde su concepción que protege la vida, ahí está la prueba rotunda que está utilizando un lenguaje religioso en un Estado Laico.

Que este despenalizado el aborto en un Estado Laico no significa que va en contra de la gente que en conciencia cree que no debe haber aborto, no les obliga. Pero cuando el Estado no es laico, si obliga a las mujeres a no abortar, ese es un Estado que viola libertades.

El Estado Laico no viola, si una persona dice “yo por concepciones religiosas no puedo abortar”, el Estado no la obliga porque le garantiza Libertad de Conciencia. A una mujer violada y embarazada que dice “yo por religión no puedo abortar”, un estado laico no le obliga a abortar.

Esta es la ética del Estado Laico: derechos, libertades y autonomía individual, cuándo me reproduzco, con quién me reproduzco, cuántas veces me reproduzco. No es decisión del Estado porque sino sería un Estado Fascista. Muchos de los Estados en América Latina no se comportan como Estados Democráticos, se comportan como Estados Fascistas; los funcionarios no juran dar catecismo religioso, juran defender y promover la Constitución. Las leyes se hacen por supuesto con ética pero no se hacen con ética religiosa. Hay que defender el Estado Laico que nos garantiza a la gente religiosa ejercer nuestra religión.

.

– Defender el Estado Laico implica estar en contra de la religión, ¿son dos cosas no compatibles?

No, porque el Estado Laico es el que nos garantiza este derecho a los creyentes. No hay persecución en el Estado Laico, no se cierran templos, no se imponen miradas religiosas.

El Estado laico no entra dentro de las iglesias y las religiones a imponer credos religiosos, la gente es libre de vivir. Yo vivo en un país que lleva 160 años de Estado Laico y la gente es sumamente religiosa. El Estado no ha perseguido, no hay guerra religiosa en México. Entonces el Estado Laico garantiza derechos y libertades y uno de ellos. es la Libertad de Religión.

.

En Ecuador en 2013 en la reforma del Código Penal se quiso despenalizar el aborto por violación. El presidente Correa que se declara católico humanista, amenazó a las asambleístas con renunciar si despenalizaban el aborto. ¿Cree usted que aprobar una legislación o una política pública a favor del derecho de las mujeres a decidir contradice la moral religiosa de una autoridad?

El Presidente tiene todo el derecho a declarar de qué Iglesia es. Lo que no tiene es el derecho como Presidente de un Estado Laico, a llevar su moral privada a lo público. Es un claro ejemplo de que no se ha entendido qué es el Estado Laico y la Ética Laica.

El Estado va mas allá de los católicos. No puede un Presidente declararse católico públicamente. No, eso es privado, porque él es Presidente de católicos, evangélicos, de religiones andinas, y Presidente de los ateos, es Presidente de todos. Hace mucho daño una declaración pública del asunto. En mi país eso se cuida mucho y no digo que México sea mejor, históricamente tiene mas años de Estado Laico. Sé que tienen pocos años de Estado Laico en la Constitución, yo vengo de un país que tiene 160 años, lo cual no quiere decir que no tenemos problemas, porque estos grupos ultraconservadores, contra derechos, una y otra vez, tratan de incidir en la política pública. Lo que pasa es que con 160 años de Estado Laico, la gente ya lo tiene asimilado. La educación publica nos ha hecho un Estado Laico, tiene que estar en los programas de educación pública para que los niños asimilen los valores del Estado Laico.

Ustedes están en un buen proceso, tiene muy pocos años como constitucional el Estado Laico pero se tiene que ir a la vida real que no se vaya a quedar solo en la Constitución el Estado Laico. Seria gravísimo que no se refleje en derechos, y la prueba de fuego es el derecho de las mujeres, mientras no se respeten los derechos de las mujeres no se tiene un Estado Laico en Ecuador.

.

Desde su perspectiva ¿de qué manera la religión puede contribuir al fortalecimiento de los derechos de las mujeres?

Dios nos ama a hombre y mujeres por igual. Dios es hombre y mujer, va mas allá no es humano sino no sería Dios. Somos sociedad de hermanos y hermanas, las mujeres no son menores a los hombres, las mujeres son creación divina y tiene que ser escuchadas y tienen que ser valoradas.

La religión no siempre es patriarcal y fundamentalista hay religión liberadora, que da esperanza. El cristianismo es una fuerza que mueve, que ha movido la historia de América Latina contra la colonia, en nuestra independencias. Hoy se puede ayudar mucho a despertar a la gente, pero un cristianismo no fundamentalista.

El Papa Francisco insiste en que los pobres son el tema. América Latina y Ecuador está lleno de pobres, y el enemigo no son las mujeres que abortan, son lo sistemas que destruyen la naturaleza, las transnacionales, el imperialismo, ahí esta el pecado grave.

La religión puede ser un motor de atarantamiento de la gente, de las conciencias, o de libertad, de liberar conciencias como un motor de cambio para una sociedad más de hermanos y hermanas.

.

.

.

Comentarios

Comentarios

Comunitaria